domingo, 27 de marzo de 2011

La mirada


Los ojos son las ventanas del alma y con las miradas nos comunicamos todo el tiempo.


Un estudio realizado por el antropólogo Albert Mehrabian lanzó un resultado sorprendente: tan sólo un 7 % de la comunicación entre dos personas se realiza mediante palabras. Un 38 % se comunica mediante la voz y todos sus componentes (volumen, entonación...) y el 55 % restante se lleva a cabo a través del lenguaje corporal (gestos, posturas, mirada...)
Sentir que somos mirados puede molestar en algunas ocasiones, pero el saber que no somos mirados puede ser un indicio de que "no existimos".


Mirar a los ojos es tan importante que implica en sí mismo una sensación de confianza y permite establecer un vínculo.


Con la mirada transmitimos mensajes que incluso no requieren de  palabras.
Por ejemplo es fácil advertir con las miradas: agresividad, sensualidad, indiferencia, interés, incredulidad, asombro, evasión, alegría, seducción, tristeza...etc.
Cuando converses con alguien procura sostener la mirada por momentos  Y si estas frente a un grupo o auditorio,  no te limites a mirar a un punto fijo, ensaya alternar la mirada.


“Quien no comprende una mirada, tampoco entenderá una larga explicación “ (Proverbio árabe)

domingo, 20 de marzo de 2011

Los tests proyectivos gráficos


Los tests proyectivos gráficos son valiosos en el sentido de que nos brindan información sobre los niveles mentales más profundos de la persona, adentrándonos en el inconciente y permitiendonos encontrar más informacíón sobre los niveles de personalidad, donde en ese momento, los mecanismos de defensa controlan u operan menos la personalidad, ya que responde a estimulos inestructurados.

Junto con la anamnesis y los resultados de los test baremados y estandarizados, logramos complementar y/o corroborar resultados, detectando gráficamente el conflicto.

Una interpretación en diferentes planos:
plano de la realidad,
área de la fantasía,
área de las tendencias regresivas,
área del contacto relacional,
área de las pulsiones agresivas y sexuales.

domingo, 13 de marzo de 2011

10 normas ZEN para aplicar en el trabajo

Inspiradas de las artes marciales y del libro:
'ZEN en diez sencillas lecciones' de Anthony Man Tu-Lee. Editorial Vergara


1- Busca la  armonia en tu propia vida.
Existe un equilibrio entre tú, tu trabajo, tu casa y tu vida familiar, solo necesitas encontrarlo.


2- Controlas tus emociones o ellas te controlan a tí.
Las personas irascibles tienen el enemigo en casa.


3-Flexibilidad antes que fuerza.
Fluir como el agua hace alrededor de las piedras. Las demostraciones de poder suelen ser frágiles


4-Vive el presente allí donde estés. El valor del presente es irreemplazable.
Eso te permite además aprender de tu pasado y pensar un mejor futuro.


5-Vacíate de experiencias todos los días para crecer con las nuevas vivencias.


6-Céntrate en el proceso, no en el resultado.
Si solo piensas en el resultado la distraccion y la ineficacia terminan por generar frustración.


7-El miedo es insustancial, solo es una sombra que habita aquellos que viven instalados en el futuro.
Regresa al presente, pierde el miedo y no desperdicies tu energía.


8-Para vencer al adversario mantente en pie creciendo y evolucionando.
Muchas veces los propios errores de tu adversario acaban con él. Al final muhas veces es suficiente con darles un pequeño empujón.


9-Date tiempo para el descanso y la meditación. Solo una mente clara puede actuar de manera eficaz


10-Trabaja mas la intuición y no tanto el intelecto. Trabaja la espontaneidad de tu autentica naturaleza.

sábado, 5 de marzo de 2011

Yo estoy bien, tu estás mal

Yo soy grande, tu pequeña
Yo estoy bien, tu estas mal
Yo soy listo y tu no!

Floripondiaa


Solemos escuchar a veces en discusiones sobre todo de parejas,  esta frase que resulta chocante y presumida:

"Yo estoy bien, tu estás mal"

Es una postura que adolece de objetividad porque la persona esta convencida tercamente de que son buenas, sin errores  y que la culpa proviene del otro. 

Son dominadas por las emociones y actúan  fundamentalmente bajo esos impulsos. Incluso pueden llegar a ser amenazadores al momento de argumentar sus ideas.

Facilmente deslizan todo sentimiento fallido hacia la otra persona como una forma de librarse de cargas o angustias que en todo caso deberían ser compartidas.

Analicemos si actuamos bajo esa posición las más de las veces y empecemos el cambio!