sábado, 28 de abril de 2012

El poder de la Lectura



El papel de la familia es crucial para incentivar en los niños a amar la lectura y que sea una herramienta para poder ser capaces de cuestionar, opinar y desarrollar su propio criterio.
La superación personal va de la mano:
El HÁBITO de la lectura permite que las personas desarrollen habilidades interpersonales como: enfrentar situaciones conflictivas, tener más facilidad para expresarse, conversar con sus compañeros, incrementar el vocabulario y superar su timidez.
Según Anderson y Pearson, la comprensión tal y como se concibe actualmente, es un proceso a través del cual el lector elabora un significado en su interacción con el texto, que se deriva de sus experiencias acumuladas cuando son decodificada las palabras, frase, párrafos e ideas del autor.
Proponemos:
☼ Para formar el HÁBITO, leer diariamente y en el mismo horario, si es posible destinar unos 10 a 15 minutos.
Adecuado nivel de atención y concentración
Respetar ese tiempo de lectura (no televisores, ni celulares, ni visitas, ni ningún tipo de distracciones o interrupciones)
Buena iluminación y ambiente adecuado (cero distractores)
Mantenerse activo: leer, identificar lo importante (ideas principales, secundarias), subrayar, esquematizar, contrastar ideas, preguntarse sobre lo leído con la mente activa y despierta.
Tratar de leer con una mente abierta, no adoptar prejuicios frente a ciertos libros o temas
Busca en el diccionario aquellas palabras que no conozcas su significado
En una sociedad en la que la producción de conocimientos es vertiginosa, la información nos llega al instante, por tanto se hace necesario poder procesar grandes cantidades de información, rápidamente y con efectividad.
La lectura eficiente es la gran herramienta para hacerlo. Y de una lectura eficiente, se deriva una escritura eficiente y un vocabulario enriquecido.
R.C.

viernes, 13 de abril de 2012

Las profecias autocumplidas





Si se trata a un hombre como lo que es, seguirá siendo lo que es; si se trata a un hombre como él puede y debe ser, llegará a ser lo que puede y debe ser.   Goethe


Los pensamientos y las palabras tiene poder
Las probabilidades de ocurrencia de una conducta son altas cuando alguien se sugestiona o anticipa a un evento. Es el llamado "Efecto Pigmalión" o profecía que se cumple a sí misma.

Según la leyenda que Pigmalión se enamoró de su propia creación y a tal punto llego su pasión por la escultura que comenzó a tratarla como si fuera una mujer real. Afrodita, impresionada por el modo en que Pigmalión trataba a la estatua, decidió dar vida a la escultura.”
El Efecto Pigmalión requiere: creer firmemente en un hecho, tener la confianza de que se va a cumplir y acompañar con mensajes que animen su consecución. Son los resultados que conseguimos a consecuencia de la confianza o desconfianza que los demás tienen en nosotros.


Los doctores Lenore Jacobson y Robert Rosenthal, demostraron en 1968 que cuando un profesor recibe alumnos normales, pero sobre los que se le ha dicho que son excepcionalmente buenos, el rendimiento de estos alumnos es superior al que obtendrían si se les considera, a priori, malos estudiantes.

Hoy sabemos que cuando alguien confía en nosotros, nuestro sistema límbico acelera la velocidad de nuestro pensamiento, se incrementa nuestra energía y aumenta nuestra atención.
Consciente o inconscientemente respondemos a lo que otras personas esperan de nosotros.  Lo que opinamos de los otros ejerce una gran influencia en los demás.



Se involucra y se transmite una energía que las personas somos capaces de entregar a otras, además interviene la voluntad de la persona receptora para adaptarse a lo que se espera de él y así sentir que ha sido tomado en cuenta, positiva o negativamente.

Algunas veces podemos comportarnos de manera contradictoria cuando por ejemplo  pedimos a nuestro hijo que  haga sus deberes, pero en el fondo creemos que no lo hará porque lo hemos intentado varias veces sin tener resultados y usamos palabras que pronostican dicha conducta como " ya sabía que no lo harías", "eres un gran irresponsable", "nunca cambiarás". Con ello solo damos paso a que se haga realidad aquello que sostenemos y que el chico o chica cumpla lo que pensamos. 


 Es importante que nuestras expectativas sean más bien positivas, que construyan, que alienten para que permitan aflorar en las personas lo bueno que tienen y así elevar la autoestima, confianza, seguridad e independencia.

R.C.

sábado, 7 de abril de 2012

El perdón que libera



"El perdón es el perfume de las violetas en el taco de quien acaba de pisarlas" Mark Twain.

Martina Casullo, investigadora del Conicet, en 2006, condujo una encuesta realizada a 1715 personas de la Capital y el Gran Buenos Aires, sobre la importancia de perdonar y las razones para hacerlo.
Se encontró que gran parte de la población considera que perdonar es importante y que las mujeres perdonan más que los varones (95%, frente al 88% de los hombres). Ellas perdonan para, eventualmente, ser perdonadas, y consideran el perdón como un indicador de inteligencia. Los hombres suelen perdonar para olvidar y seguir adelante.

En el contexto de pedir perdón/perdonar siempre hay una víctima y un victimario o transgresor. Uno se sentirá herido, perjudicado, dañado por otro y es indiscutible que existen situaciones donde es dificil perdonar, donde las posibilidades de ese acto están envueltas en tantas emociones, afectos, recuerdos y sentimientos que transitan por el corazón y en la mente al mismo tiempo.
Perdonar un acto de asesinato de un ser querido o a un violador, no se puede comparar, por ejemplo, con el perdón de alguien que nos haya mentido, robado o engañado.

En los reiterados escritos de la doctora Casullo se hace alusión a que "quien perdona se libera de un vínculo de apego negativo con aquella experiencia traumática". La persona logra neutralizar o darle un significado positivo a lo que pudo haberlo dañado.

Desde el punto de vista psicológico, hay tres caminos de manejar el odio, el resentimiento y la bronca: negarlo, vivir enojados, perdonar
El perdón es una decisión, una actitud, un proceso interno que requiere compromiso y reconocimiento de lo que paso.
Podríamos entenderlo incluso, como oportunidad para crecer y comprender que nadie es infalible y es el medio para reparar lo que está roto.

No es saludable que la ira, el rencor dominen nuestros pènsamientos; si algo se puede recomponer, enmendar, e incluso si no hay nada ya que hacer en alguna circunstancia, el perdón nos humaniza ante los ojos de la otra persona y de nosotros mismos.


  • Perdonar ayuda a aligerar una pesda mochila en el alma
  • Nos permite dejar el pasado (antes) y luego vivir libres (después)
  • El perdón no implica necesariamente el olvido
  • Ayuda a conocer más a las personas y conocernos nosotros mismos
  • Nos restaura el sueño
  • Mejora la salud física y mental
  • Es una oportunidad

R.C.