viernes, 30 de noviembre de 2012

Superar la timidez


 

Definir el perfil del tímido es como buscarle forma a las nubes. Podría distinguirse como un individuo sensible, buen escucha, modesto, empático, desapegado, reflexivo y autocrítico; pero también como narcisista, neurótico, obsesivo, depresivo, miedoso, con trastornos de ansiedad y esclavo de la razón. Percibe la fragilidad del mundo a través de las sutilezas del lenguaje y como penitencia fue privado de la carcajada. Desde su estar callado puede ser un juez despiadado del hombre o un romántico que se enamora a la menor provocación.
 Joaquin Peón Iñiguez

 
CONSEJOS PARA VENCER LA TIMIDEZ
Ser consciente del problema de timidez y reconocerlo, es el primer paso para mejorar y cambiar. Analízalo identificando el sentimiento: es una pena, una angustia, una decepción, una culpa. Busca información al respecto
• No temas hablarlo con otras personas y analizar el modo en que te afecta, esto te ayudará mucho a comprenderte mejor, que funcione como un observador.
• No te aisles, procura salir, relacionarte con la gente y romper la rutina, participa de reuniones.
• Controla los gestos, sonreír a la persona que se dirige a ti; intentar, a mirar a la cara, a las personas que hablas
• Cuando no estés de acuerdo con algo o alguien, intenta expresarlo y verás como de a poco vas tomando confianza.
• Ponte metas y oblígate a cumplirlas, por ejemplo si te da vergüenza entrar a una tienda  y hablar con la vendedora, fíjalo como tarea inmediata y hazlo.
Ya verás lo bien que te sientes cada vez que des un paso para superar la timidez.
 
Visualizate realizando cosas con éxito, mira cómo te desenvuelves, cómo logras hacer cosas “estoy hablando con gente y estoy tranquilo”, “se ríen de un chiste mío”, “me escuchan cuando hablo”, “doy mi opinión y es valorada”, etc.

• Acéptate tal cual eres, quiérete, valórate y respétate de esa forma los demás también te respetarán. Nadie es perfecto.
• Céntrate en tus éxitos para reafirmarte, escribe tus cualidades, quiérete! Habla sobre ti con respeto y cariñó, evita recriminarte e insultarte.
• No digas a todo que "si" para agradar a los demás, porque terminarás sintiéndote mal por no haber tenido el valor de rehusarte.
• No idealices a los demás pensando que son más, inteligentes o desenvueltos, tú también lo eres sólo tienes que superar la timidez para demostrarlo.
 
R.C
 

viernes, 2 de noviembre de 2012

P.A.N



"El estado del Yo es un sistema de emociones y pensamientos acompañado de un conjunto afín de patrones de conducta". (Berne, 1964)
 
 
El análisis transaccional(A.T.) constituye un modelo explicativo de la personalidad construida por el psicólogo Canadiense Erich Berne(1910-1970).

Señala que cuando nos manifestamos lo hacemos desde uno de los tres estados del Yo: estado Padre, estado Adulto y estado Niño.

Los estados son modos de pensar, sentir y hacer.

a) Estado del yo Padre: es la parte parental cuyo rol consiste en educar, proteger, y controlar al Yo. Es nuestra parte que se rige por el principio del deber, las costumbres, la moral, las obligaciones. Muchas veces esta desactualizado y funciona repitiendo todo. El padre puede ser Crítico o Nutritivo.

b) Estado del Yo Adulto: es la parte lógica y racional del Yo. Con el juicio lógico controla las partes infantiles y los prejuicios del pasado. Permite el autocontrol, los proyectos, etc. Es el que piensa, sabe lo que le conviene hacer, razona, pide información, es práctico. Un adulto calmado es el que actúa desde el aquí y el ahora, es responsable de sus actos, sabe decir "no" sin implicarse emocionalmente. El adulto actualiza sus informaciones por tanto sus respuestas serán acertadas, en tanto que el adulto esta más anclado a sus ideas por lo que sus soluciones pueden ser menos propicias.

c) Estados del Yo Niño: es la parte infantil, emocional y espontánea de la personalidad. Hace lo que desea en cada momento. Se guía más por la intuición, la creatividad, siendo ingenuo y natural. Dice lo que le gusta o disgusta, busca cariño, aceptación, fantasea, sueña , es alegre, entusiasta con mucha fuerza interior
El niño puede ser natural, adaptado, rebelde, sumiso.

Los tres estados interactúan en la persona en forma permanente. Puede predominar un estado sobre los demás, llevando a ser o más autónomo(Adulto), más impulsivo(Niño) o más dominado por el pasado(Padre).
La persona que se maneja dominado por su estado Padre interno generalmente responde de manera rígida, prejuiciosa, moralista; quien funciona más con su Adulto es realista, autónomo y flexible. Aquellos que predomina más su estado Niño se torna más dominado por su pasado, emocional, sentimental, espontáneo.

La personalidad bien equilibrada es aquella que sabe ubicarse en sus tres estados de manera adecuada y conveniente según las circunstancias: dónde, cuándo y con quién.


R.C.