jueves, 24 de enero de 2013

Ninguna carrera es mejor que otra

Si amas lo que haces, nunca será un trabajo


 

Cada carrera u profesión es distinta por tanto ninguna es mejor que otra.
 
Sin embargo, hay aspectos que hacen pensar diferente, basados generalmente  en las opiniones o valorizaciones de otras personas, en  investigaciones sobre las carreras con más demandas, en el rankin de los cargos o puestos más solicitados, o las estadísticas sobre las áreas que demandan más profesionales,
según  el dinero, el prestigio que reportan y el estatus que brindan.
 
Esto hace creer que hay mejores profesiones e influye en  muchos estudiantes.
 
No decimos que sea inadecuado considerar éstos aspectos, pero una visión tomando en cuenta solo el dinero, el prestigio o estatus,  no garantiza el éxito y menos la satisfacción en lo que se hace, porque no se está tomando en cuenta la VOCACIÓN.
 
Es obvio que las empresas, instituciones, organizaciones necesiten personas de  diferentes profesiones o carreras.  No todo se concentra en las carreras tradicionales o de mayor demanda.
 
Recordemos los tres  factores básicos al elegir una carrera universitaria, técnica u oficio:
VOCACIÓN         : qué es lo que me gusta hacer y haré en adelante
HABILIDADES     : para qué soy bueno, con qué aptitudes y capacidades cuento
CAMPO LABORAL :cuál es el futuro laboral o empleabilidad que me ofrece
Es importante sentirse realizado a través del trabajo, debe constituir un gusto, amar lo que se hace y por tanto valorar nuestra elección y decisión de seguir ésta o aquella carrera.
 
 
R.C.
 

miércoles, 2 de enero de 2013

AGENDAR NUESTROS OBJETIVOS

 
Las metas y proyectos, que sembrarán nuestra agenda
 
El verbo agendar, por ser un neologismo, es decir, un vocablo de reciente creación, ausente en el Diccionario de la Real Academia DRAE, pero presente en la vida y ya está recogido en el Diccionario de americanismos 2010, con las siguientes acepciones:
 
'anotar alguien en una agenda datos o informaciones', 'programar alguien en un dato o cuaderno las actividades pendientes, para no olvidarlas', 'programar alguien una relación de los temas que han de tratarse en una junta, o de las actividades sucesivas que han de ejecutarse', 'tener previsto algo una persona' y 'considerar un tema problemático para su solución ulterior'.
Basándose en el criterio de adecuación, puede utilizarse dentro de las zonas donde el verbo es común, fuera de ellas, es posible que sea rechazado o que no se entienda, por lo que se aconseja optar por una variante conveniente: «anotar en una agenda», «registrar», «fijar», «establecer», «programar».

Así que no teman usar las inflexiones que necesiten, agendó, agendamos, agendaba, agendaría, si agendáramos.
 
Esto sirve para aclarar los términos y empezar este nuevo año con el propósito de agendar nuestras metas. Sirve plantearse OBJETIVOS que se desean alcanzar durante el año y escribirlos a manera de recordatorios para ir verificando su progreso y analizar hasta donde hemos llegado.
Aunque no siempre resulten concretarse algunos de ellos, la idea es que nos valoricemos, nos demos la importancia que consideremos merecer y para ello necesitamos darnos un tiempo para nosotros mismos, agendar nuestras necesidades, nuestros deseos y aspiraciones.
 
Sugerencias:
 
*Escoge una meta realista o sólo un objetivo pero que sea importante
*Escribe tu meta
*Investiga del tema
*Divide tu meta, fraccionala si no es tan sencilla
*Evita distracciones
*Haz que suceda
*Aprovecha al máximo todas las oportunidades que tengas
*Piensa positivo
*Date recompensas a medida que avances
 
 
 
R.C.