viernes, 7 de octubre de 2016

P A C I E N C I A


EL ARTE DE SABER ESPERAR

Las cosas no siempre suceden a la velocidad que nos gustaría. No podemos siempre acelerar las situaciones y obtener los resultados que queramos; esto sería vivir presionarnos, con tensión y finalmente invadidos por el estrés.

Tener paciencia es aceptar el hecho de que el tiempo avanza a la velocidad del tiempo y no a la de nuestras expectativas. No podemos controlar todo lo que nos sucede.

El sabio rey Salomón escribió: "El que corre más rápido no siempre gana la carrera; el ejército más poderoso no siempre gana la batalla; el más sabio no siempre consigue dejar de ser pobre; el más astuto no siempre consigue hacerse rico y una persona educada no siempre recibe la recompensa que merece. Todos tienen sus buenos y malos tiempos. Nadie sabe qué le irá a pasar".

Es necesario proveernos de paciencia sobre todo frente a las circunstancias que no se pueden controlar o no está en nuestras manos.

Entonces ¿qué hacer?

Bajemos el ritmo, centrémonos en el presente, pensemos en qué factores sí podemos controlar, seamos creativos para encontrar alternativas y sino no hay más que hacer, hay que esperar con serenidad, con actitud positiva, finalmente es proveernos de paciencia.
Porque nada dura para siempre.
Dejemos de cultivar la impaciencia.

   
Rocxana Croce P.