sábado, 23 de enero de 2016

ONICOFAGIA



Es un mal hábito que tiene un origen nervioso,  usado para reducir la ansiedad, que se presenta en momentos puntuales y frente a situaciones de estrés, aburrimiento o cansancio que con el tiempo se convierte en un mal hábito, como un acto reflejo inconsciente que no se puede de dejar fácilmente.
Puede deberse a varios factores como estar estresado o ansioso por estar pasando cambios como ir a otro colegio, mudarse, la madre o padre ausentes, la llegada de un hermano, el fallecimiento de alguien cercano, la perdida de la mascota, etc.

También es posible que morderse las uñas empiece por imitación de parte de algún progenitor o hermano que conserve este mal hábito.
Por lo general esta conducta desaparece con la edad pero se debe estar atentos a que no persista ya que puede acarrear además complicaciones como heridas, infecciones en las encías, deformaciones además de generar problemas de autoestima. 

Tratar este problema a tiempo es necesario, sin necesidad de regañar o castigar al menor, sino explicándole las consecuencias negativas para su salud. Además se debe identificar las causas estando atentos a las situaciones que desencadenan la conducta de morderse las uñas y en esos momentos darle alternativas que mantengan ocupadas sus manos, por ejemplo: armar rompecabezas, trabajos con plastelina, también es necesario la práctica de ejercicios físicos, respiración, relajación para canalizar su energía,  aplicar sobre las uñas soluciones que venden en las farmacias y evitan siga mordiéndose.
Y si continua el problema, es probable que haya un trasfondo emocional  que debe ser tratado por un especialista.

jueves, 14 de enero de 2016

CAMBIOS Y CONDUCTA



Las personas suelen quejarse de que en sus vidas siempre es lo mismo, que no hay cambios y viven en una rutina que termina por desencantarlos.
Ante un determinado problema incluso repiten una y otra vez el mismo procedimiento para resolverlo consiguiendo resultados nulos y posiblemente lo que hacían antes ahora ya no funciones porque las circunstancias externas han cambiado o puede que simplemente no sea la forma adecuada de solucionarlo.
Sea lo que fuere está simplemente mostrando que la persona no ha hecho un análisis del problema para descubrir que está ocurriendo. Ese es el punto de partida.

Fracasar reiteradamente nos hace empezar a cuestionarnos a nosotros mismos sobre nuestras capacidades, pensamientos como “soy torpe”, “no sirvo para nada”, hacen que nos etiquetemos negativamente, baja nuestra autoestima y esto nos hace ser menos eficaces y productivos.

Se entra en un círculo vicioso que nos lleva a la inactividad y pensamos posiblemente: “para que voy a hacer algo si no voy a lograr nada”. Incluso la queja pasa por pensar “que mala suerte tengo”.

Algunos puntos importantes de considerar para generar los cambios:
– Reconocer que el problema existe
– Definición del problema
– Generación de soluciones alternativas
– Selección de la mejor solución
– Puesta en práctica
– Evaluación del resultado

Todas las personas tenemos la capacidad para cambiar, a veces solo necesita la ayuda adecuada.

Ps. Rocxana Croce