miércoles, 22 de junio de 2016

DISTORSIONES COGNITIVAS

Las distorsiones cognitivas son desviaciones o errores que todos cometemos durante la interpretación de la realidad. Por tanto, son fallos de procesamiento e interpretación de los datos e información que recibimos las personas ante diferentes estímulos, comentarios, actos, etc. que surge de manera automática o casi automática (pensamientos automáticos).
Estas distorsiones cognitivas se originan en la niñez, cuando hemos tenido que utilizarlas para superar situaciones emocionalmente complicadas.
Sucede cuando en vez de interpretar un acontecimiento de manera equilibrada o racional, ponemos especial atención en algún aspecto negativo de dicho acontecimiento.
Por ejemplo una persona olvidó saludar por su cumpleaños a una gran amiga; al día siguiente la llama y no contesta el celular; vuelve a llamar más tarde y lo mismo, no contesta. Empieza a pensar "ella está enojada o resentida conmigo" o "ya no quiere ser mi amiga", "creo que no era una verdadera amiga".....y sin darse cuenta la persona está en un estado de tensión, preocupación e incluso de ansiedad. En vez de pensar: , "mi amiga no me contesta porque seguro está ocupada o ha salido", o "esta algo sentida porque no la llamé" o simplemente "tal vez hoy no tiene tiempo".

Es muy importante aprender a identificar qué pensamos en cada momento, aprender (y enseñar) a refutar y cambiar estas distorsiones por pensamientos más sanos, realistas, flexibles y adaptativos.
La forma que utiliza la TERAPIA COGNITIVA para trabajar con estas creencias es escribirlas, analizarlas y confrontarlas a través de ideas más cercanas a la realidad y a los hechos.

Ps. Rocxana Croce P.

miércoles, 1 de junio de 2016

ACEPTACIÓN Y EXPRESIÓN DE NUESTRAS EMOCIONES




La aceptación tanto de la tristeza, como de la felicidad, son parte de las experiencias humanas y nos concedemos el permiso, el espacio y la libertad para sentir lo que sentimos.

Para vivir una vida plena, saludable, tenemos que aceptar nuestras emociones.

En una entrevista con Oprah Winfrey, Nelson Mandela puso de manifiesto el valor de la aceptación activa. Al describir sus sentimientos y los de los demás hacia el apartheid, dijo:
"Nuestro corazón decía que la minoría blanca era el enemigo, que no había que hablar con ellos, pero nuestro cerebro decía que, si no hablábamos con ellos, nuestro país ardería en llamas y durante muchos años estaría cubierto por ríos de sangre. Así que tuvimos que reconciliar ese conflicto, y nuestra conversación con el enemigo fue el resultado del dominio del cerebro sobre la emoción".

Mandela reconoció abiertamente sus sentimientos. No pretendía que tuviéramos buenos sentimientos hacia quienes lo habían tenido encarcelado durante veintisiete años y habían oprimido a millones de personas por el color de su piel. Los sentimientos de amargura, rabia y venganza estaban ahí, eran reales, y reconocer su realidad lo ayudó a pensar y actuar con la cabeza.
Al decidir aceptar primero estas emociones y luego definir una actitud benevolente con los que lo habían oprimido, Mandela fue capaz de liderar Sudáfrica en su período de transformación más difícil y complejo.