viernes, 21 de abril de 2017

MOCHILA EMOCIONAL


 Demolí todos los puentes detrás de mí para no tener otra opción que seguir adelante.  Fridtjof Nansen



 Ps. Rocxana Croce P.

Sucede muchas veces que sin darnos cuenta, cargamos con nuestra mochila emocional, la llevamos de lado a lado en todo momento y de manera innecesaria.

Incluso cuando por momentos logramos dejarla a un lado, con la certeza de que ya no nos servirá, nuevamente caemos en la repetición de viejos patrones de conducta (hábitos) como sentimientos de culpa, recriminaciones, estado de masoquismo que se apoderan de nuestras conductas convirtiéndose esto en una forma poco saludable de vida y que influyen en nuestras decisiones y comportamientos.

Preguntándonos sobre qué es aquello que impide seguir por la ruta de la vida de manera aligerada en cada paso, sin cargas innecesarias, sin lastres emocionales que solo nos retrasan el andar;  te proponemos  a que mires en tu interior porque es más que probable que encuentres ahí la respuesta. 

Y es importante en éste acto, no tener miedo de enfrentar lo que contiene esta pesada carga, porque en adelante lo que queda es empezar a SOLTAR, a descargar aquello que no nos favorece, lo que nos tiene atados a un pasado que solo nos agota y desgasta, dejar las relaciones toxicas, los sentimientos negativos, reconocernos en nuestras emociones, aceptar nuestros errores, empezar a atesorar más bien sentimientos y  pensamientos positivos, perdonar, ponernos alas para volar nuestros sueños y anhelos, aliándonos con nuestras fortalezas.

 Sin duda esta carga es la más difícil de llevar y es tan complicada y pesada que a veces necesitamos ayuda porque no logramos desprendernos de ella.

Y no es malo pedir ayuda, busquémosla en personas idóneas que nos puedan ayudar a salir adelante, recurrir a profesionales en la salud mental y espiritual que nos puedan brindar una ayuda precisa y oportuna; nuestro cuerpo y alma lo agradecerán.