lunes, 31 de julio de 2017

Pasos para una primera conversación cuando tu hij@ te habla de su sexualidad




1- Asegúrate de que tu hijo sepa que lo amas. Piensa que él (o ella) están luchando tanto como tú, no le hagas sentir peor.

2- Habla con tu hijo. Siéntete orgulloso que confía en ti lo suficiente como para decirte lo que siente, lo que le pasa. Ten un diálogo abierto en el que ambos puedan hacer preguntas y compartir inquietudes. Recuerda, tu hijo probablemente se siente un poco confundido y también muy nervioso. Concéntrate en no juzgar, en no acusar, incluso si el tema te hace sentir incómodo.

3- Recuerda que tu hijo es más que una dimensión de la vida, es un todo que amas y que te ama. Frente a ti tienes a un ser humano por sobre todo.

4- Haz un esfuerzo por aprender acerca de la homosexualidad. Aún en el caso que tu hijo este confundido o poco seguro sobre su definición sexual, infórmate, lee, instrúyete porque así serás capaz de entender mejor los pensamientos y sentimientos de tu hijo. Esto también te dará la posibilidad de mejorar la comunicación.

5- Trata de aceptar a tu hijo. Si tienes problemas para aceptar la sexualidad de tu hijo, considera unirte a un grupo orientado a los padres donde se puede hablar con otros acerca de tus sentimientos y experiencias. Habla con un terapeuta, o un consejero es otra importante opción.

6- Se un defensor ante la familia y amigos. Si presentas a tu hijo con vergüenza o menosprecio, incluso sin necesidad de decir nada, tu familia puede hacer eco de tu actitud o percibir tu incomodidad o nerviosismo.  Trátalo con naturalidad, como siempre; no es un ser extraño ni anormal. Este es un paso positivo hacia la apertura de la mente y la verdadera aceptación tuya y de los demás. Tu propia conducta servirá de modelo.

7- Mantén la calma. No te enojes o sugieras que es sólo una fase y que pasará después. Recuerda que tu hijo puede tener miedo a decirte, o tener la sensación de que los negaras o lo odiaras (incluso).

8- Pregúntale a tu hijo qué significa ser homosexual para él o ella. Para algunas personas, no es una gran cosa. Es sólo un aspecto de lo que son. Para otras personas, es fundamental. Si es sólo un aspecto de lo que son, alentarlo a salir con alguien en repetidas ocasiones y hablar de su orientación puede molestarlos. Si es un aspecto fundamental para ellos, preguntar acerca de la vida sentimental de tu hijo puede ser más que apreciada.

lunes, 17 de julio de 2017

CANTIDAD DE INFORMACIÓN MEMORIZADA



"Una cabeza sin memoria, es como una fortaleza sin guarnición" Napoleón I

La curva del olvido ilustra la pérdida de retención con el tiempo.
Y mucho tiene que ver la intensidad del recuerdo que indica cuánto se mantiene un contenido en el cerebro.  Cuanto más intenso sea un recuerdo, más tiempo se mantiene.

El gráfico típico de la curva del olvido muestra que normalmente en unos días o semanas se olvida la mitad de lo que hemos aprendido, a no ser que lo repasemos y la velocidad con la que olvidamos depende de diversos factores como: 

  • la dificultad de la materia (por ejemplo si es absurdo o tiene sentido)
  • su representación (mediante asociaciones o mnemotécnia) 
  • factores fisiológicos como el estrés y el sueño. 

El ritmo de olvido basal es prácticamente el mismo para todas las personas. La diferencia de rendimiento (p.ej. en el colegio) podría depender de qué representaciones mnemótecnicas (asociaciones) hace cada persona. 

Esto significa que unas personas utilizan su memoria de forma más efectiva que otras.

No nos vendría mal revisar el funcionamiento de nuestra memoria.

Ps. Rocxana Croce P.